El crowdfunding como plataforma de lanzamiento en periodismo

Surgen cada vez más proyectos que desafían la doble crisis-económica y coyuntural- del periodismo. Y muchas de esas iniciativas apuestan por un método tan innovador como el crowdfunding, que hasta ahora se había utilizado sobre todo para financiar proyectos musicales y cinematográficos.

crowdfunding

El crowdfunding es una plataforma de financiación colectiva en la que muchas personas aportan dinero para que se haga realidad una iniciativa concreta. Son micromecenas o pequeños inversores que creen en un proyecto y donan dinero a cambio de ese producto final, que puede incluir recompensas o incentivos varios.

Se trata de una fórmula participativa que implica a la audiencia para que apueste económicamente por el medio en el que cree. Gracias a esa involucración de la comunidad, nos hallamos ante la opción más democrática posible en el proceso de creación de un trabajo periodístico.

Información sensible, un proyecto que aúna crowdfunding y periodismo

Información Sensible, un proyecto que aúna crowdfunding y periodismo

Sin embargo, esta plataforma no sirve para todas las iniciativas. Resulta un método útil para impulsar proyectos con presupuestos pequeños pero no para grandes inversiones. Tampoco es un método adecuado cuando se trata de financiar procesos a largo plazo. Y finalmente, el éxito depende sobre todo de que haya antes una comunidad o audiencia que apoye esa iniciativa.

Por último, os dejamos con 2 éxitos sonados del crowdfunding en periodismo:

Para saber más:

Experiencias de crowdfunding en España y Cataluña: principales características, retos y obstáculos

Anuncios

Las cooperativas, una alternativa para el trabajo periodístico

La creación de proyectos gestionados por los propios periodistas se vislumbra como una alternativa viable en tiempos de despidos masivos de trabajadores y desaparición de medios de comunicación. “Para hacer periodismo, el periodista tiene ahora que preocuparse de montar las estructuras que le permitan hacerlo” afirmaba Pere Rusiñol, impulsor de las revistas Mongolia y Alternativas Económicas, en una entrevista reciente.

Página principal de la web de la revista Alternativas Económicas

Página web de la revista Alternativas Económicas

Las cooperativas de trabajo son una forma de organización atípica del periodismo que surge en los últimos tiempos como una opción para los profesionales que han perdido su trabajo. Y es que hay que tener en cuenta que las cooperativas han destruido menos empleos y han resistido mucho mejor a la crisis que el resto de empresas.

Su estructura horizontal garantiza una mayor colaboración y que sean los socios como propietarios los que toman las decisiones por acuerdo. Y también permite una mayor implicación de los lectores, tanto en la aportación económica como en la definición de la línea editorial. Es el caso de los lectores de la cooperativa MásPúblico, que edita la revista La Marea. Más independencia a cambio de que el periodista sea también el empresario que gestione su modelo de negocio y la viabilidad económica del proyecto.

lamarea

Banner de la revista La Marea

Los medios tradicionales han perdido gran parte de su credibilidad  porque la audiencia desconfía de unas grandes empresas que se rigen por su desmedido afán de lucro. Dinero fácil e influencia política para unos magnates de la comunicación adictos al capitalismo de casino. Pero es el periodista el que da valor al producto informativo. “Tú, periodista, eres el medio”, como decía Ignacio Muro hace unos días. Ahora se trata de que el periodista vuelva a ser el dueño de su carrera profesional.

Para saber más:

Periodistas: vale la pena apostar por una cooperativa de trabajo

Herramientas del periodismo de datos 2.0

Se han alterado todas las normas preestablecidas en las nuevas formas de comunicación de la era digital, y ello aporta un poder jamás visto al periodismo de datos, tanto por volumen cómo por velocidad de la información.

A continuación listamos herramientas de estados de opinión creadas con datos que todos tenemos pero que no captamos en su globalidad.

Para iniciarse en periodismo de datos surge Datawrapper: “el periodismo de datos hecho fácil y rápido”.

Otras aplicaciones algo más avanzadas:

Visualy: Esta permite crear, de forma sencilla, presentaciones e infografías con los gráficos, fuentes y estilo que se utilizan en la actualidad. Diversas empresas prestigiosas como Ebay, CNN y National Geographic ya lo utilizan cotidianamente, con el fin de modernizarse y aplicar las diferentes funciones que brinda Visual.ly.

Many eyes: Experimento puesto en marcha por  IBM Research y the IBM Cognos software group.

Twitter como red de microblogging refleja en tiempo real un estado de opinión y t-hoarder (barómetro social) nos ofrece una sencilla manera de recopilar esta información.

¿Qué le preocupa a los ciudadanos españoles en Redes Sociales? (preferiríamos que fuera otra cosa, pero no,  es la corrupción)

Imagen

A nivel nacional,  un claro ejemplo creado unos alumnos del DEPARTAMENTO DE INGENIERÍA TELEMÁTICA, UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID es todavía aún más práctico. Análisis de las elecciones CATALANAS y GALLEGAS.

Lo curioso es que en su perfil de twitter están comenzando. Ver Web Tech Lab @wentlab

Estamos ante un cambio abismal en la manera de acceder a la información y cómo distribuirla, donde el periodismo además de ejercer una función crítica debe subirse al tren de la tecnología en su totalidad.

Si deseas ver más… Kit básico y otras herramientas.

Periodismo móvil: nuevas herramientas al servicio de la información

El auge de los dispositivos móviles está revolucionando la forma en la que se crean, comunican y consumen los contenidos. Ahora con cualquier smartphone accedemos y nos informamos de las noticias desde cualquier lugar y en cualquier momento. Vivimos conectados casi las 24 horas del día.

La nueva realidad exige que los periodistas estén al día de los cambios revolucionarios que vivimos. Que sean profesionales dispuestos a aprender y actualizar sus aptitudes continuamente, a lo que debería ayudar la curiosidad inherente al oficio. Y sin olvidar que hay que escuchar a una audiencia que demanda participar cada vez más en el proceso informativo a través de las redes sociales.

Foto: Celularis

Foto: Celularis (Daniel Brusilovsky)

Los nuevos canales de comunicación tienen sus propios lenguajes, formatos y estilos, que el periodista debe conocer. No se trata sólo de escribir textos, también hay que dominar herramientas sobre fotografía, vídeo y sonido. Nuevas formas de hacer periodismo para un profesional multimedia que sepa sacar el máximo partido de las nuevas tecnologías en la elaboración y la presentación de la información en los diferentes dispositivos.

En la era de la inmediatez, la cobertura de eventos en tiempo real se sucede constantemente. Producir vídeo, tomar fotografías y grabar audio con un teléfono móvil o una tableta será cada vez más habitual. Pero conviene no descuidar el rigor en la elaboración de la información. Y para ello no sólo se necesita controlar las aplicaciones, se requiere más que nunca el buen criterio periodístico para seleccionar y publicar informaciones veraces.

Para saber más:

Periodismo móvil: 5 pautas que todo periodista debería planificar

Y Jot Down impuso sus reglas

Cuando parecía que la inmediatez había sustituido definitivamente a lo paciente y la rapidez a lo sensato, llegó Jot Down para hacernos tomar buena nota de que las cosas, en internet, no tienen por qué ser siempre superficiales. En la era de los 140 caracteres, la filosofía de la revista no es otra que la del análisis en profundidad y la reflexión. Las entrevistas, presentadas como largas conversaciones de al menos una hora, definen muy bien el espíritu de Jot Down, el New Yorker español.

Ricardo J. González, subdirector de la revista, explicaba que una de las claves de su éxito ha sido no seguir las directrices del márketing y tratar de transmitir otro ritmo de vida, menos frenético. A primera vista, parece que la idea ha triunfado: Jot Down tiene más de 63.000 seguidores en Twitter y casi 24.000 en Facebook. Son datos que no debemos tomar a la ligera, ya que la marca distintiva del magazine son entrevistas de hasta siete páginas. Pero, ¿todavía hay lectores dispuestos a bucear a través de siete largas páginas de confesiones? En vista del número de seguidores, la respuesta resulta obvia.

jot-down

Una de las principales bazas de Jot Down, además de haber sabido distinguirse del resto de publicaciones online, son sus entrevistas. Personajes tan famosos como diferentes entre sí, Ferran Adrià, Esteban González Pons, Jordi Évole o Vicente del Bosque entre otros, han aceptado sus reglas del juego: no menos de una hora de entrevista lo más cercana posible.

Los impulsores de Jot Down no son periodistas y presumen de que no les interesa la actualidad. Explican que simplemente crearon la revista que a ellos les gustaría leer y que no encontraban en ningún sitio. Ante la falta de presupuesto y la saturación del mercado editorial, se lanzaron a la red. Los resultados demuestran que no fue un salto en caída libre. Jot Down es el mejor ejemplo de que en internet (casi) todo tiene cabida.

Para saber más:

Jot Down Magazine